jueves, 31 de diciembre de 2015

Feliz año nuevo!

Hojas que caen con la llegada de un nuevo día. Frío. Niebla. El viento sopla como en cualquier amanecer. Otra noche más, otro día mas. No pienso decir que este año que entra sera ''mi año'', esa es la mentira mas simple, y triste, que el ser humano a inventado para consolarse. Todo lo que no hicimos en un año, todo lo que no vivimos ni tuvimos, nos proponemos que nos pase en el siguiente, y no es así. Me niego a decir una vez mas que lo será. No necesitó de un año. La felicidad no dura un año, ni toda la vida. La felicidad son momentos. Y mi vida esta llena de infelicidad y de felicidad. Hay momentos buenos y otros no tanto. Hay lagrimas de tristeza, pero también de alegría. Hay dolores que enferman, y risas que doliendo te dan la vida. No necesito que un año me diga lo feliz que he sido o que soy. Necesito momentos, necesito días y lapsos que me recuerden que estoy viva. Que quizás hoy me lamente y sufra viéndolo todo oscuro, pero que mañana saldrá el sol y lo veré aparecer en el horizonte junto a los que quiero y me quieren. Que hay gente que pasa por tú vida y se va, pero otros llegan para quedarse. Que de momentos se bebe, que de detalles se respira y que eso es la vida. Por eso, no pienso decir ni desear que el 2016 sea mi año, lo único que espero es seguir viviendo mi vida como, y con quien quiero. Feliz y prospero año nuevo a todos, que la vida, con sus idas y venidas, os depare lo mejor.

martes, 8 de diciembre de 2015

Sueños.

Sueños. Insistentes.
Créeme cuando te digo que sustentan este mundo.
Palabras imprudentes como en aquella canción
Sonrisas dibujadas ante el miedo
Pero aun así, perviven. Sueños.
Tan efímeros, tan fugaces como aquellas estrellas
A las que un día pediste un deseo.
Al cielo. Quizás sea ahí donde queden todos ellos
Pero viven. Siempre queda algo.
No importan las derrotas, las lagrimas.
Siempre quedan, escondidos en un rincón, muy dentro.

Pero están ahí, y ahí quedaran dichos anhelos. Los sueños.

viernes, 16 de octubre de 2015

La lluvia.

Efímera como las caricias de aquel gélido viento de otoño.
Los rizos de aquel árbol bailaban entre los copiosos susurros.
La calle desierta como antaño, en disimulo, en su silencio.
Aquella mudez que tanto añoró en los meses de agasajo.
Pero llegó ella, y sus hojas se enaltecieron ante su reiteración.
Un tronco árido con ganas de libar el jugo y quedar restaurado.
Maldiciones de estos míseros mortales que no entienden de razón.
No asimilan el inapelable alcance de su carencia y su desvelo.
Frente a ello, y como cada año, ella vuelve y ejecuta su cometido.
Y allí, ligado a la alameda,como siempre él, la espera en otoño
Para abrazarla entre los despojos de su anterior periodo extenuado,
y que al fin, con su llegada, volviera a renacer de sus pétalos ya marchitos.  


jueves, 3 de septiembre de 2015

Si no es verdad...

Dime si no es verdad que le susurras por las noches.
Que entre las sombras la imaginas deseándola infinita.

Dime si no es verdad que te arrepientes de no mirarla por mas tiempo.
De quedarte a altas horas observando sus sueños y enredándote en su pelo.

Dime si no es verdad que te mueres por volver a surcar los lunares de su espalda.
Que tus pulmones no se llenan sin su olor y entre tantas olas te ahogas sin besarla.

Dime si no es verdad que a las estrellas les pides que vuelva para volver a tenerla.
Que lamentas no valorarla como lo merecía y dejarla tantas noches en vela.

Dime si no es verdad que en tus lagrimas, antes ciegas, surca su imagen
y que de igual modo, como las velas de aquel barco, tu andas pendido de su brisa.

Dime si no es verdad que en tu espejo te arañas, que la garganta escuece, que tus ojos,
ahora rojos, no quieren parpadear si no la ven y que solo se cierran para dejar llover.

Dime si no es verdad que aun sabiendo que estaba no supiste verla, y ahora, tarde,
te lamentas y no hay otra cosa que hagas que pintarla entre las sombras tan perfecta como era.





martes, 25 de agosto de 2015

El baile de las medusas.

Un día un sabio me contó su historia, obviamente no me dijo que era suya pero lo intuí.
La historia comenzaba con un ''amigo'' que enredado entre problemas decidió irse. Lejos, muy lejos.
No sabía a donde iría, ni como sería el trayecto ni mucho menos como finalizaría. Pero se fue.
Tras largos días de caminos zigzagueantes en soledad y noches de charlas con las estrellas se detuvo.
Pasó media hora observando el horizonte. Frente a él se expandía el manto del océano. Tan sereno.
Decidió entonces descender las dunas hasta la orilla y tocar la lengua de aquella infinidad azul. 
Miró a ambos lados y comprobó que todo estaba baldío, diáfano, mudo. Ni gente, ni edificios...Nada. 
Volvió la vista al mar y tomó la decisión de darse un baño despojándose de toda su descuidada ropa.
Puso un pie dentro del agua. Estaba fría pero agradable.Y pronto desapareció de la superficie buceando. 
Bajo el agua se sentía mas libre, fresco, sereno, y mientras se hundía dejó a flote sus pensamientos.
Salía, cogía aire y volvía a sumergirse. Todo fluía bajo el agua. Todo hasta que noto un fuerte dolor.
Pensó que era un dolor producido por aquellos problemas de los que huía y en los que tanto pensaba.
Pero no, el dolor procedía de su pie. Y ardía, ardía mucho a pesar del frío y la humedad del agua.
Salió a la superficie asfixiado, e intento examinar su pie pero fue entonces cuando las vio a ellas.
Se trataba de dos medusas que danzaban bajo el agua junto a él. Se quedó expectante ante ellas. 
Sin tocarlas miro cada detalle de aquellos seres marinos. Un ser tan simétrico tan exótico y olvidado.
El pie le dolía, pero el baile que hacían los apéndices de aquellas criaturas, hizo desparecer el recelo.
Era interesante ver como se movían, la belleza que desprendían con esos colores rosáceos.
Y entonces asimiló los pensamientos que acudían a su mente. Dolor y belleza a la vez. Eso eran.
Aquello que estaba viendo era como la vida misma, un baile entre medusas. Una metáfora de la vida.
Un dolor que aparece en ocasiones, cuando te topas con algo inesperado, con decepciones y disgustos. 
Los problemas duelen como la picadura de una medusa. Pero el resto, el resto es impresionante. 
El había intentado huir de sus problemas pero en ese momento supo que problemas siempre habrían. 
Unos mayores que otros, y otros obviamente si no tenían solución no eran un problema y por tanto se debían olvidar.
 Había que aceptar lo bueno y lo malo. Afrontar lo que nos queda por vivir.
 La vida aveces te pica, pero otras te sorprende con sus bailes. Te ciega y te iluminan sus colores.

miércoles, 19 de agosto de 2015

Es vida.


Conducir tu vida no es fácil. 
No es algo que se pueda aprender con teoría. 
Es práctica. 
Es sufrir. Correr.
Caerse y levantarse.
Caminar de puntillas.
Infra y sobrevalorarse.
Son lágrimas y risas.
Bienvenidas y despedidas. 
No es una película,
un examen, ni un libro.
No tiene guión.
Es vida, y solo hay que vivirla. 

martes, 18 de agosto de 2015

Soledad.


Arrebatando la viveza de un golpe certero, instaurando su propia dictadura de clausura.
Fue vista entre los despojos como reina y entre el pueblo como bruja.
Aquella noche me visitó y también supo conquistar mi alma, mi cuerpo, mi tierra.
Su destreza con el arma y su impasible comportamiento acabaron derrotandome al alba.
Me contó su historia al oído. Y déjenme decirles que no es tan infame como la detallan.
Divaga como el viento de la noche, dejando sus secuelas en las mentes más templadas.
A veces te deja inconsciente, sin embargo otras te despierta del coma que te encadenaba.
Te acaricia por la espalda y te aconseja para que sigas adelante tras las férreas batallas.
Va descalza por la casa, caminando con pasos serenos, lentos, hasta colarse entre tus sabanas.
Claro que no siempre guerrea, aveces te abraza, te besa en los labios y te calma.
Tanto es así que como aquella noche, y cada una de las siguientes, dejo abierta mi ventana,
para que entre por ella y me arrope entre sus mantas aquella a la que todos  Soledad la llaman.